Día de boda con Alberto y Cintia


  • 02/08/2016

Una boda elegante, como ellos, emotiva, llena de detalles pensados para conquistar, familia y amigos sinceros, de gran corazón. Los novios estaban guapísimos porque son así, un día sin duda muy especial en el que Alberto y Cintia fueron protagonistas.

Pero, comenzemos por el principio.

Febrero de 2016, nuestro amigo, fotógrafo James Richardson nos habla de Alberto y Cintia, les aconseja nuestra experiencia para la filmación de su boda, ellos sin duda aceptan. James nos lo confirma la invitación de poder ser testigos y dejar constancia de su gran día.

Tras unos meses de preparativos, llegó el 31 de julio, James y el equipo de hangar 43: Granada vídeo tomamos rumbo a casa de esta joven pareja. 

Ambos viven en el mismo recinto, un conjunto de bloques que se comunican por un hall y jardin interior, como nos contaban en una entrevista intima y personal, se conocieron en su rellano, eran vecinos desde pequeños, jugaban y crecieron juntos, amistad que con el tiempo se convirtió en cariño y del cariño surgió el amor. Una historia que como ellos nos contaban, es de recordar y admirar. 

Es algo que nos encanta, antes de comenzar a rodar, es poder tener un tiempo con los novios y sus familiares para conocerlos mejor, buscando emocionar, apreciar sus sentimientos. Nos gusta conocer lo mejor de cada uno, de hecho aún hoy me sigo impresionando con la abuela de Alberto, 93 años y sin duda fue el alma de este hermoso día. Es una mujer encantadora, llena de vitalidad, positiva y quien alegraba a cada minuto la boda de Alberto y Cintia. 

El tiempo que dedicamos en casa de Cintia fue de gran gusto, una familia tranquila, muy simpática y ordenada. Tuvimos la oportunidad de aprovechar cada espacio de su casa ya que la decoración es muy elegante. 2 horas de documentar y dejar un recuerdo que sin duda se alegrarán en el momento que realizemos su short film

La ceremonia se realizó en Santa María de la Alhambra, junto al palacio de Carlos V, Iglesia del siglo XVI. 

Cintia llegaba puntual a su cita con Alberto en una camioneta hippie azul celeste muy original. Minuto a minuto, llegaba, un momento realmente importante en una boda, un pasillo largo donde esperaba Alberto a su futura esposa, aquella niña ha crecido, ambos veian en ese pasillo, el recuerdo de aquellos días en el hall de sus casas en el que siempre paseaban. Ese era su momento, una ultima caminata hasta encontrarse con su amor verdadero, conciliar el deseo que tenian desde niños, ese día por fin se haría realidad. 

La misa fue emotiva y muy completa, todo transcurria según lo previsto. Pasada la ceremonia, tuvimos tiempo de poder pasear junto a los novios con el fin de obtener algunas fotografías de postboda. Un tiempo agradable en el que ellos tomaron las riendas y paseron por los jardines y el palacio de Carlos V, en mi caso, solo observaba, documentando lo que ocurría, el fotógrafo James dirigía a Alberto y Cintia para que posasen ante su cámara, creando unas fotografías de ensueño. Los jardines de la Alhambra y su espacio es siempre un lugar deseado por los novios, es un lugar mágico, la mezcla de historia con la belleza de esta encantadora pareja todo se unifica, ofreciendonos la oportunidad de filmar un vídeo de boda único, así como una fotografía de cuento.

Tras una sesión de postboda, tomamos dirección a la hacienda la Finca en Santa Fé, lugar donde esperaban sus amigos y familiares para la cena. Un lugar realmente hermoso, de jardines verdes, una decoración fantastica, de luz tenue, y una cena que se celebraría al aire libre. 

Nos llevamos el recuerdo de una boda muy bonita estéticamente, gracias a la buena mano de Cintia y por la maravillosa sencillez de estas dos familias que nos hicieron sentir tan cómodos. Gracias por la brindarnos la oportunidad de documentar vuestro gran día. Os deseamos mucha felicidad y alegría en vuestra vida juntos.

 

fotografía. James Richardson